Decidir el uso de frenillos no sólo proviene por motivos de salud, sino que también estéticos. Por ello, la ortodoncia en los últimos años ha desarrollado prótesis casi invisibles que hacen más amigable el llevar este tratamiento.

El remedio para corregir la mala posición de los dientes es el frenillo o también llamado bracket. El dentista, concretamente el ortodoncista, aconseja esto para evitar que los dientes torcidos provoquen una mayor propensión a la caries y demás enfermedades periodentales. Es posible, además, que una masticación errónea sea la causante de dolores de cabeza, cuello y espalda. Las prótesis ejercen una fuerza sobre los dientes y la zona periodontal para corregir la posición incorrecta.

Además de las razones ligadas a la salud, los frenillos tienen una importante función estética ya que muestran los dientes en su lugar correcto, luciendo una sonrisa perfecta. Sin embargo, durante el periodo en el que se ponen la prótesis muchas personas se sienten incómodas por la visibilidad del frenillo, así como por la dificultad de hablar y eliminar los restos de comida.

Los frenillos se clasifican en fijos, removibles y linguales. Cada uno de ellos tiene características distintas y los elige el dentista en función del problema del paciente. Según el tipo de aparato, presentan diversas soluciones estéticas que convierten la prótesis en cuasi invisible.

Frenillos fijos cerámicos

Los frenillos fijos se componen de alambres, tiras o elásticos y placas o soportes adheridos a la parte frontal de los dientes. El desplazamiento de los dientes se realiza con el cambio de los alambres que realiza el dentista durante los meses o años en los que el paciente lleva el aparato. Esta prótesis es una de las más invasivas a nivel estético a causa de los alambres y las placas metálicas. Para subsanar este inconveniente estético, los ortodoncistas han diseñado frenillos de cerámica. Se obtienen los mismos resultados con una mejoría estética, ya que estos frenillos tienen un color similar al de los dientes. En cualquier caso, la apariencia continua siendo visible, aunque mucho menos que con los frenillos de metal, y solo tienen un coste superior respecto a la prótesis fija tradicional.

frenillos-ceramica

Aparatos removibles invisibles

Los aparatos removibles se ponen solo en determinados momentos del día y luego se pueden quitar. Respecto al bracket fijo, este tipo de prótesis tiene la ventaja de permitir una correcta higiene oral. Una de las técnicas más innovadoras consta de aligners transparentes y removibles que pueden quitarse para comer, beber y lavarse los dientes. Debe ser cambiada cada dos semanas para permitir el desplazamiento de los dientes. El aparato está diseñado según las medidas del paciente, y además de ser casi invisible, es muy ligero. No todos pueden utilizar este tipo de aparato, ya que dependerá del problema del paciente y de la decisión del dentista.

frenillos_lingual

Frenillos linguales

Este tipo de prótesis tiene las mismas características que los brackets fijos. La diferencia está en que los soportes y los alambres se colocan en la parte interna del diente. De este modo, resulta completamente invisible, reduciendo la vergüenza que supone llevarlos. Entre otras ventajas encontramos, además, que tienen un menor impacto en el esmalte dental y, por tanto, en la sonrisa del paciente.

frenillos-invisible

Evidentemente el paciente no toma la decisión solo acerca de qué frenillo es el adecuado para su tratamiento, si no que se hace en conjunto con el especialista.

Te aconsejamos que tomes una hora con uno de nuestros ortodoncistas, para ello puedes buscar la mejor opción para ti en DentImplant.

Fuente: Clinicasesteticas.cl